¿Qué es la Maquetación?

Maquetacion-2    

No podíamos dejar de dar a conocer el trabajo del diseñador, lo que con ello conlleva, muchas horas de trabajo, estudio e investigación, en ocasiones desvalorado. En esta sección os presentamos parte de su trabajo como es la maquetación.

¿Qué es la Maquetación?

MAQUETACIÓN: Diagramación, composición de página, compaginación, son diferentes términos que se usan para referirse a una misma cosa: la manera de ocupar el espacio del plano mensurable que es la página. En otras palabras, es organizar en un espacio determinado los contenidos escritos, visuales y en algunos casos audiovisuales (multimedia) tanto en medios impresos como electrónicos (ej. libros, diarios y revistas) y que con esto se consiga un equilibrio estético entre ellos y en el conjunto.

Estrictamente, el acto de maquetar tan solo se relaciona con la distribución de los elementos en un espacio determinado de la página, mientras que el diseño editorial incluye fases más amplias del proceso, desde el proyecto gráfico, hasta los procesos de producción denominados pre-prensa (preparación para impresión), prensa (impresión) y post-prensa (acabados). Sin embargo, usualmente todo el aspecto gráfico de la actividad editorial y periodística se conoce por el término maquetación.

RETÍCULA: Es la estructura base sobre la que se asientan los elementos gráficos. Esto permite obtener claridad, legibilidad y funcionalidad a la composición, además de facilitar el trabajo creativo. Consiste en dividir el espacio en pequeños módulos (o rectángulos), que sirven de guía para la ubicación de los elementos. La finalidad de la retícula es intentar establecer orden donde hay caos; hacer que el receptor encuentre el material en el lugar esperado y que el diseñador piense de forma constructiva y estructurada. El diseñador debe encontrar un equilibrio entre la retícula diseñada y el material (texto o ilustraciones), en caso de que éste no se adapte a esa estructura establecida, tendremos que modificar la retícula, ya que no es aconsejable que forcemos el material.

La retícula está condicionada a las características del documento gráfico de que se trate, de tal manera que un libro de lectura tendrá una retícula muy distinta a una revista de modas, un periódico o un folleto publicitario.

Pero antes de abordar la elección de una retícula u otra, se deben tener en cuenta las características del papel sobre el que se va a imprimir y su tamaño. Antes de sentarse en el ordenador e iniciar el proceso de definición de la retícula, se deben realizar algunos bocetos sobre papel, manipular físicamente el mismo y probar con diferentes formatos, hasta lograr conceptualizar y concretar aquello que se va a realizar.

La retícula hace también que, la lectura se efectúe con mayor rapidez, se visualicen los contenidos a distancias más lejanas y se retenga con más facilidad en nuestra memoria la información que estamos recibiendo.

La retícula de 2 y 4 columnas: Es una retícula muy utilizada por los diseñadores, ya que les permite componer una distribución equilibrada, aunque en alguna ocasión, puedan surgir algunas composiciones demasiado simétricas. La retícula de 3 y 6 columnas: Habitualmente se considera esta retícula como la más acertada para el diseño de los folletos publicitarios. Proporciona anchas y columnas muy legibles, y además se tiene la opción, que la de tres columnas se puede subdividir a su vez en 6 columnas.

Ventajas de usar retículas El uso de la retícula puede ser de gran provecho para publicaciones de grandes contenidos por varias razones: - Economizan tiempo de producción, son eficaces al momento de resolver problemas compositivos, facilitan claramente la organización del contenido así como la comprensión del mismo.

- Al trabajar con una retícula, resolvemos de antemano los diferentes problemas que se pueden presentar al momento de maquetar, ya que existe una estructura que organiza de forma general y homogénea el contenido de la publicación y permite que más de una persona trabaje en el diseño sin que se vea afectado el estilo gráfico.

MEDIANILES (HORIZONTALES Y VERTICALES): Es el espacio que entre columnas y filas al formar una retícula. Este nos permite mejor identificación y menos solapamiento entre los elementos. Usualmente se manejan de 5 milímetros.

COLUMNAS HUÉRFANAS Y VIUDAS: Se consideran columnas huérfanas cuando en una primera columna hay una sola línea de texto al final de ella y la siguiente columna está completa. Y se consideran columnas viudas cuando hay una primera columna con texto completo y la siguiente tiene una sola línea de texto.

PLANTILLA: No es más que un instrumento para medir y organizar los espacios y los elementos de la composición de una forma coherente y equilibrada.

Son útiles como puntos de partida para crear documentos estándar, ya que permiten predefinir la maquetación, los gráficos y el texto para dichos documentos. Por ejemplo, si prepara una revista mensual, puede crear una plantilla que contenga la maquetación de una edición típica, con guías, cuadrículas, páginas maestras, estilos y muestras personalizados, marcos para marcadores de posición, capas y cualquier gráfico o texto estándar. De este modo, basta con abrir la plantilla cada mes e importar el contenido nuevo.

Por lo general la plantilla se crea a doble página como si el libro o revista estuviese abierto, de esta forma veremos mejor el resultado que va a tener.

ESTILO: Eje estético ligado al concepto que define a cada publicación, lo que quiere decir que cada publicación debe tener una personalidad propia que lo diferencie de las demás publicaciones y que además sea coherente con el estilo editorial que tienen los textos. Es otra forma de ahorrar tiempo y conferir consistencia a los trabajos dentro de un programa. La idea es, sencillamente, separar los contenidos y el formato. Por ejemplo, decidimos los atributos que ha de tener el texto, los que deben tener los encabezados, un pie de foto... y cada vez que marcamos un texto como uno de estos elementos del documento, automáticamente aplicará todo el formato que previamente hayamos decidido.

Mantener un estilo gráfico funcional y atractivo durante mucho tiempo no es tarea fácil, ya que los que trabajan en la edición pueden sentir cansancio de maquetear del mismo modo. Es recomendable mantener un equilibrio entre un estilo clásico o sencillo y una propuesta audaz y dinámica. Con el paso del tiempo puede demostrarse su efectividad midiendo el nivel de captación que tienen determinados artículos en la audiencia.

ELEMENTOS DE UNA COMPOSICIÓN EDITORIAL En diseño tanto editorial como publicitario: texto e imágenes. Texto: podemos encontrar titulares, subtítulos, bloques de texto y pie de foto. Imágenes: fotografías, ilustraciones y espacios en blanco.

En diseño publicitario añadiremos algunas formas a las vistas en diseño editorial tanto en texto como en imagen. Texto: titulares, subtítulos, bloque de texto, pie de foto, slogan, cupón, publireportaje y flash. Imagen: fotografías, ilustraciones, espacios en blanco y logotipos.

Elementos de diagramación:

Las imágenes:

. Ilustraciones manuales.

. Ilustraciones digitales.

. Fotografías.

. Fotomontajes.

. Infografías.

. Diagramas/cuadros estadísticos.

. Viñetas.

. Logotipos.

Los textos:

. Títulos.

. Antetítulo.

. Subtítulo.

. Volanta

. Bajada

. Gorro.

. Capitular.

. Leyendas.

. Extractos

. Cuerpo de texto.

. Autores de texto y fotografía.

. Número de páginas.

. Encabezado de sección.

. Cintillos.

Los recursos gráficos:

. Líneas.

. Tramas.

. Signos señaléticos.

. Marcadores de leyendas.

. Fondos texturados.

. Recuadros para texto.

El titular. Se considera el ingrediente más importante de una composición, porque es el primero en el que se fija el lector. Su labor es captar la atención del público, e incitarle a que se introduzca dentro del tema. Puede ser largo, corto, más o menos grande, no hay leyes sobre este tema, pero si algunas recomendaciones que parten de estudios realizados. Algunos autores recomiendan las frases y las palabras cortas, que los titulares estén compuestos de mayúsculas y minúsculas, que sea tipografía con serifa para su mejor legibilidad, que el texto no esté en negativo, o que no se utilicen elementos de puntuación en los titulares cortos... Normalmente, al titular se le suele dar un tamaño mayor que el del cuerpo de texto y, de esta forma, se consigue el efecto que se persigue; captar la atención del lector de forma inmediata. Hay títulos informativos: Murió Juan Pablo II Hay títulos conceptuales: Adiós al peregrino de la fe Hay títulos de fantasía: Llora el mundo entero

El cuerpo de texto. Es normalmente el elemento al que menos se le presta atención, bien porque resulta pesado, aburrido, o por la sencilla razón de que en algunas ocasiones, con la imagen (infografía, ilustración...) y el titular ya parece que se han desarrollado los elementos fundamentales, además el texto "nadie lo lee". La cuestión es tener siempre presente que cuando hablamos de un anuncio, por ejemplo, aunque el tanto por ciento de personas que lean el texto sea bajo, para el que lo lea el cuerpo de texto puede ser nuestro mejor vendedor, por lo que deberemos cuidarlo. Es quizás por este motivo, por el que debemos prestarle una atención especial al bloque de texto (si lo hay), hacerlo lo más legible y claro posible, procurar que no sea pesado o denso, debemos hacer cruzar la barrera del desinterés. Visualmente ese bloque de texto debe invitar al receptor.

El pie de la imagen. Se colocan debajo de las imágenes aportando una información adicional de estas. Este texto debe ser breve y que aporte la información necesaria para identificar la información sobre la imagen. Normalmente al pie de foto se le aplica un cuerpo pequeño (6, 7 u 8 puntos), no debemos pensar que eso evita su poder de atracción o visibilidad, ya que normalmente el receptor se siente atraído tanto por tipografía grande como por cuerpos pequeños en los que hay que esforzarse para saber que dicen.

Los subtítulos. Se colocan debajo de los títulos principales, y aportan una información complementaria a la del primer titular principal. Los subtítulos, se crearon, porque los titulares suelen ser muy resumidos y escuetos, y no aportan toda la información necesaria para captar la atención del lector.

La volanta. Funciona como información adicional que complementa al título. Refuerza el concepto de la noticia que se cuenta. Siempre se ubica arriba del título, en un tamaño de letra menor a éste, y puede o no estar presente.

La bajada o copete. Es una breve reseña del contenido de la nota, que no debe repetir palabras ya utilizadas en el título y la volanta. Se escribe en varias frases cortas y se ubica debajo del título. Algunos autores diferencian estos términos por variar la cantidad y calidad del contenido informativo que se ofrece.

Las imágenes. Son los elementos de la composición que más atraen la atención del lector, ya que visualmente son más rápidas y atractivas de ver que el texto. Estas a su vez, deben contener la información relacionada con el texto que las acompaña, ya que de lo contrario, podríamos confundir al público lector. -La fotografía, aporta realismo y constituye en la mayoría de los casos un modelo de la realidad, por tanto, debe tener fuerza y un sentido específico y claro. -La ilustración, es otra forma de transmitir una idea, un concepto. El dibujo publicitario se ha desarrollado notablemente en los diferentes medios publicitarios. Las rectas pueden expresan fuerza, definición, direccionalidad... Por otro lado las líneas horizontales reflejan calma y serenidad, y las líneas verticales majestuosidad, superioridad.

Las curvas pueden expresar movimiento, belleza, flexibilidad... En muchos casos muestra una gran dosis de originalidad.

Los espacios. Los espacios que se encuentran en blanco, no significan nada, pero la composición permite que el texto se lea de una forma más clara y que la composición produzca un efecto visual agradable. Los espacios es blanco transmiten claridad, libertad, espacio, y ayudan en muchos casos a equilibrar la composición.

El logotipo. (utilizado en ciertos casos, como anuncios, catálogos, trípticos...), es el elemento del diseño que representa a la empresa, el producto, servicio del anunciante, en definitiva, la imagen de la empresa. Puede estar compuesto de texto e imagen o solo de texto. El logotipo debe presentarse de una forma clara y visible, y aunque normalmente se ubica al final, en el caso de los anuncios, su posición puede ser perfectamente otra, siempre que sea coherente y equilibrada con la composición.

Entradillas. Es un párrafo introductorio que resume la noticia. Uno lee el titular y luego, inmediatamente, la entradilla. Antes o después del titular

Capitulares. Se creía que no debía entrar como estilo tipográfico, pero su importancia hace que se vuelva parte del diseño. Puede ir de cualquier tamaño y ubicado en cualquier lugar del artículo, así la teoría diga que debe estar en los inicios. Puede ser de otra fuente, puede estar convertido a curvas o puede ser una ilustración. Pueden ser rodeados de texto

Terminales. Son elementos gráficos que indican que el artículo terminó. Debemos definir si estarán posicionados dentro de la caja baja o la caja baja. Se debe posicionar dentro de la caja tipográfica. Es algo sencillo que le da identidad a la publicación

Destacados. Puede ser copia de una parte importante del artículo. Parten columnas. Hacen más agradable la lectura. Le dan peso mayor a la página. Pueden ir rodeados de texto, en mayúsculas, horizontales, verticales. Se pueden salir de las columnas para que no luzca tan cuadrado

Páneles (Recuadros o Cajas). Es una ampliación del artículo con información adicional que tiene lectura independiente

Intertítulo. Pequeños títulos que permiten segmentar el texto corrido para localizar puntos claves en la lectura. Permiten descanso (se puede parar la lectura y saber dónde se debe continuar). Se trabajan a 2 ó 3 puntos más grandes. Usualmente, en otra fuente, negrilla, color, etc.

Pies de Página. Se manejan superíndices y subíndices. Deben ser lo más reducidas posible, en cantidad y en longitud. Facilitan la comprensión del texto, dan cuenta de las fuentes utilizadas y tienen un interés bibliográfico considerable.